Titular: Federer

Alba Loredo

Partido solidario...

Federer

Miami, ¿La confirmación de la recuperación?

Publicado por Daniel G. Jabonero On 21:06
Rafael Nadal comenzó 2010 con fuerza, ganando la exhibición de Abu Dhabi ante Robin Soderling, el que fuera su verdugo en octavos de Roland Garros, y haciendo final en Doha aunque terminó perdiendo con Nikolay Davydenko. En ese partido firmó uno de los mejores set de su carrera, como él mismo ha declarado, y su defensa del título en el Abierto de Australia pintaba muy bien. Pintaba, sólo eso, porque se confirmó que todavía no estaba al 100%. Se volvió a resentir de la rodilla en su encuentro de cuartos ante Andy Murray y tuvo que abandonar antes de tiempo la lucha por volverse a coronar como el ganador del primer 'Grande' de la temporada.

El de Manacor renunció a disputar la primera eliminatoria de Copa Davis con España para no forzar demasiado antes de reaparecer en Indian Wells, el primer Masters 1000 del año. Sabia decisión, ya que su ausencia no supuso un lastre para el equipo capitaneado por Albert Costa. David Ferrer, Nicolás Almagro y la pareja inédita de dobles formada por Tommy Robredo y Marcel Granollers cumplieron su cometido y derrotaron a la Suiza de Wawrinka, que no la de un Federer ausente, en la espectacular plaza de toros de La Rioja. 

Nadal se presentó en el torneo californiano con nuevo 'look', indumentaria surfera para defender los 1000 puntos que se embolsó el año anterior al levantar el trofeo de ganador. Su actitud y sus gestos volvían a ser los de antes de Roland Garros. Seguro, decidido en todo momento. Así pasaron las rondas hasta que se topó con el primer escollo que podía presentar más batalla. El checo Tomas Berdych no era el de la final de la Davis, acababa de derrotar a Fernando Verdasco con contundencia (6-0, 6-3) lo que anunciaba un rival de entidad. El duelo era entre un jugador que buscaba la recuperación total y otro que anunciaba su candidatura para volver a pertenecer a la élite del tenis mundial. ¿Quién ganó? Un Nadal que protagonizó puntos increíbles y con una derecha que hasta dicha fecha funcionó a la perfección. Todo perfecto pero lo que no estaba escrito era el final de la historia y tenía un idioma poco común, el croata.

Ivan Ljubicic, 31 años, pero en el mejor momento de su carrera. Ya lo había anunciado durante el torneo cuando eliminó a Novak Djokovic. No tenía nada que perder, ya no sentía la presión de los jóvenes que empiezan a forjarse un nombre, sino la ilusión de retirarse con la cabeza bien alta. El número tres del mundo tenía un balance muy favorable, las cinco últimas veces que se habían visto las caras se contaban por victorias del español. Si Nadal ganaba al croata, le esperaba una final ante Robin Soderling, al que ya había derrotado al comenzar el curso, o contra Andy Roddick, un rival más que accesible. Pero el español no se encontró agusto y en esta ocasión fue a él, al que le tembló la raqueta cuando sólo quedaba rematar la faena.

Rafael Nadal se marchó camino de Miami sin morder el trofeo en individuales pero con el de dobles en la maleta. Consuelo que sabe a poco si se tienen en cuenta sus declaraciones tras el partido ante Ljubicic: "Estos días me sentido probablemente mejor que nunca sobre esta pista". Si se hace caso a su razonamiento, Cayo Vizcaíno puede suponer la confirmación de su recuperación, pero si uno se queda con la derrota ante el croata, el volver a levantar títulos todavía queda lejos.

0 Response to "Miami, ¿La confirmación de la recuperación?"

Publicar un comentario en la entrada

    My Blog List